Blog

Son las seis de la tarde y, aunque ya estoy listo para salir, no tengo claro el plan así que creo que la mejor opción que tengo es hacer tiempo por el centro de la ciudad. Para empezar, voy a acercarme a Ramblas y a Portal del Angel. Seguro que encuentro algo de ambiente y plan para esta noche. Making friends, esa es la idea.

Madre mía, ¡esta calle está siempre llena! La verdad es que la Navidad en Barcelona es bastante bonita. El mercat de Santa Llúcia, las luces, los puestos de castañas... Anyway, llevo una hora dando vueltas, son las siete de la tarde y sigo sin tener plan. Todo lo que sé es que en España se comen uvas y que en la Font Màgica hacen una especie de fiesta. Voy a buscar un supermercado, comprar mis uvas y veré qué tal el ambiente por allí.

  • No es bueno comprar las uvas a última hora -me dice una chica-. Has tenido suerte, de normal no las habrías encontrado.
  • ¿Disculpa? -le respondo yo.
  • No eres de aquí, ¿verdad? jajaja. Perdona, es que en España es muy típico comer las 12 uvas de la suerte, una por cada campanada, para empezar el año con buen pie y entonces todo el mundo se vuelve loco.
  • ¡Ah! jajaja Sí, sí, algo tenía entendido pero, la verdad, estoy un poco perdido. Llegué a Barcelona ayer y pensaba ir a ver el espectáculo de la Font Màgica, aunque no sé qué haré después.
  • ¿Estás solo? Te puedes venir conmigo y mis amigos si quieres. Bueno, me presento primero. Soy Mar, encantada.
  • Yo soy Ed, igualmente. -¡qué chica más amable!-. La verdad es que, si no es molestia, ¡me encantaría ir con vosotros!
  • ¡Por supuesto! Por cierto, hablas muy bien castellano -sonríe-.
  • Sí, viví en Barcelona hace un par de años y este año me apetecía venir aquí durante estas fechas. Me trae buenos recuerdos.
  • Pues no se hable más. Vamos a OPIUM Barcelona y cenamos allí y todo. ¿Listo?
  • ¡Vamos!

¡Menos mal que he conocido a Mar! La noche pinta bien, la verdad. Solía ir a OPIUM Barcelona cuando vivía aquí así que, en realidad, ya lo conozco. Por lo que me ha contado mientras veníamos hacia aquí, la cena incluye cotillón, champán y las uvas. Vamos, que me voy a integrar a tope en la cultura.

Al llegar, Mar me presenta a sus amigos. Parecen un grupo bastante agradable. Son cinco, dos chicos y tres chicas y creo que se conocen del colegio. Cuando les digo que soy inglés y que viví aquí, uno de ellos, Jordi, se ríe y dice que él vivió en Inglaterra. Ya tenemos algo en común. No creo que me cueste mucho integrarme.

Nos sentamos a cenar y la velada transcurre entre risas. Estoy muy a gusto, ha sido una buena idea venirme con ellos. Son las once y veo que todo el mundo comienza a inquietarse. Se acerca el momento. Vamos a despedir el 2017 y recibir el 2018. Creo que toca hacer propósitos pero, sinceramente, no es el momento. Lo dejaré para mañana.

  • "En la puerta del Sol como el año que fue..." -Mar canta emocionadísima-. ¡Me encanta esta canción! -me dice-. ¿La conoces? Es muy típica de Nochevieja, siempre que suena me emociono.
  • Jajaja, se te ve muy emocionada sí -río-. Sí la conocía. En un viaje que hice a Madrid no paramos de escucharla.
  • Pues para el año que viene te la tienes que aprender. Propósito de 2018.

¡Hecho! En 2018 me tengo que aprender la canción.

Tolón. Todo el mundo empieza a comer. Tolón. Tolón. Tolón. Madre mía, ¡me voy a atragantar! ¿Cómo lo hacen? Tolón. Solo quedan dos. ¡Vamos Ed que tú puedes! Tolón. ¡Feliz Año Nuevo!

Me abrazo con Mar y con el resto.

  • ¿Cómo lo hacéis? -pregunto-.
  • Son año de práctica -me responde Jordi-. Bueno chicos, continúa la fiesta. Coged la copa que vamos a brindar. -Levantamos todos la copa- Por los viejos y los nuevos amigos, porque el 2018 nos traiga momentos como este. ¡Chin, chin!
  • ¡Chin, chin! -gritamos-.

Madre mía, son las tres de la mañana, no he parado de bailar y me lo estoy pasando genial. Voy a ir a por otra copa.

  • Chicos, voy a la barra. ¿Queréis algo?
  • Espera -dice Mar- te acompaño.

Nos vamos juntos hacia allí. La verdad es que es bastante maja y muy divertida. Les tengo que invitar a Inglaterra a visitarme.

  • Mar, ¿qué quieres?
  • Un vodka limón. Ten, que llevo suelto.
  • Vale. Por favor -me dirijo al camarero- Un vodka limón y un ron cola.

Ya tenemos las copas así que volvemos a la pista. Bailamos un par de horas más y creo que es hora de ir a casa. Solo han puesto temazos: Last Night, de Snoop Dogg, y Mr. Saxobeat, de Alexandra Stan, entre otros. Me encanta cuando ponen canciones de antes. Todo el mundo se viene arriba y es genial. Anyway, es hora de irse.

  • Chicos, me lo he pasado genial. Muchas gracias, de verdad.
  • Ed, ¿dónde vas? ¡Esto no ha terminado! Toca desayunar churros, ¡hay que empezar el 2018 como toca!
  • Jajaja, ¡perfecto!

Nos vamos todos juntos a desayunar y, tras los casi obligatorios churros con chocolate, me voy al apartamento. Ahora sí, mi propósito de Año Nuevo: seguir haciendo amigos nuevos cada vez que pueda, confiar en la gente y disfrutar y aprovechar cada momento. Si cada Nochevieja en OPIUM Barcelona es como esta, creo que repetiré. ¡Feliz Año Nuevo a todo el mundo!

Si ya has planeado tu noche de fiesta en Opium tienes el 80% de la tarea resuelta. Pero, ¿ya sabes dónde vas a ir a cenar? Afortunadamente, hay muchas opciones y todas son igual de buenas, aunque con diferentes estilos. Aquí te mostramos una lista de 5 restaurantes en los que te recomendamos cenar antes de venir a Opium.

Cachitos

Si valoras los detalles de una decoración bien pensada y el disfrute del espacio mientras comes, Cachitos puede ser un buen lugar para cenar. Su estilo vanguardista y sus ya icónicas hiedras trepadoras junto a los claveles sirven de marco para deleitar a la vista mientras se esperan las tapas y platos de origen mediterráneo y catalán, reinterpretados con un toque moderno, como sus canelones o montaditos con trufas. Se trata de un lugar que ha venido a darle un nuevo aire a las noches de Barcelona, especialmente para los que quieren ver y dejarse ver desde muy temprano. Está en Avinguda Diagonal, 508. 

Nuba BCN

En muy poco tiempo, Nuba ha conseguido posicionarse como una referencia en la zona alta de Barcelona. Y lo que parece ser el “secreto” del éxito en realidad está a la vista: está ubicado en una masía renovada con un estilo contemporáneo en el que se le da la bienvenida a los comensales con detalles visuales como sus puertas acristaladas, su área de sofás o su terraza con lámparas de ornamentación vegetal. Su propuesta gastronómica es internacional y de alto nivel; allí pueden encontrarse platos como caviar de beluga imperial, canelones de faisán, foie y trufa o un risotto de múrgulas. Es una excelente opción para ir a cenar antes de venir a Opium. Lo encontrarás en Carrer del Dr. Fleming, 12. 

Lolita Barceloneta

Si buscas un ambiente relajado y divertido para cenar pero sin bajar el nivel de sofisticación, Lolita Barceloneta te brinda la informalidad de su carta, formada por tapas, ensaladas y hamburguesas junto a las típicas paellas, que combinan a la perfección con el guiño divertido del lugar que además tiene una terraza en la que se puede apreciar el atardecer antes de cenar. Su ubicación es Paseo de Juan de Borbón, 38. 

Casa Lola

Esta opción es perfecta si eres turista o eres un recién llegado a la ciudad y quieres probar algo de la comida tradicional pero en un ambiente moderno. En Casa Lola la influencia española está presente en su decoración, mobiliario y carta pero con un guiño sofisticado. Allí vas a encontrar tapas, paellas, montaditos y especialidades de la cocina española que te servirán de guía para conocer la gastronomía local y que te abrirán el apetito para ir a más. Su dirección es Rambla de Cataluña, 70.

Café del Mar

Si buscas un lugar para una cena romántica inolvidable, la vista de los atardeceres del Port Vell que ofrece Café del Mar puede ser un excelente preámbulo. Su ambiente chill out, la buena música y la terraza forman parte de una experiencia sensorial que se completa con la propuesta del restaurante basada en la cocina mediterránea elaborada con productos de temporada, haciendo especial énfasis en los productos del mar. Su ceviche con leche de tigre de mango y el rape glaseado en salsa teriyaki con risotto de ceps son excelentes. Solo tienes que acercarte al Edificio Maremagnum-Moll d'Espanya, 5.

En Opium nos esmeramos para crear un ambiente divertido pero también muy selecto. Por ello es muy común recibir la visita de artistas, celebrities e influencers de distintos ámbitos, quienes encuentran aquí un lugar para pasar un buen rato en compañía de amigos y en un lugar de alto standing. Estos son algunos influencers con los que te cruzarás en Opium Barcelona.

Blanca Ross

Esta Djane de EDM y electro house tiene un especial gusto por el mundo audiovisual. Su interés por los videoclips la llevó a formarse en el área y a combinar su pasión con su trabajo como locutora, host de televisión y, por supuesto, la música. Ha sido residente en varias discotecas de Cataluña y actualmente puede escucharse en Youtube y iTunes a través de sus podcast Blanca Ross Sensations en la que tiene la oportunidad de compartir sus gustos musicales con sus seguidores. Es una de las djanes con más proyección internacional y por eso no es de extrañar que te cruces con ella en Opium o que disfrutes de su música en nuestra discoteca. Su instagram es @Blanca_ross.

Stephen James

Este modelo británico saltó a la fama después de protagonizar una campaña con Irina Shayk y hacer que el mundo entero se preguntara quién era ese modelo con el cuerpo cubierto de tatuajes. Hoy en día, Stephen es no solo uno de los nuevos iconos del modelaje actual, sino también un influencer relevante, con más de dos millones de seguidores en Instagram. Seguramente lo habrás visto como host de nuestra fiesta Look at Me y, si aún no lo has visto, no debes preocuparte. La probabilidad de que te lo encuentres si vienes a Opium es muy alta. Puedes seguirlo en @whoiselijah.

Gigi Vives

Mitad danesa, mitad catalana, Gigi Vives es una influencer que desde los catorce años cuando abrió su primer blog y  demostró que se movía como pez en el agua en el mundo digital. Ahora es una referencia en el mundo de la moda y su presencia es ineludible en las grandes pasarelas. Hoy en día es una de las mayores influencers en lo que a estilo de vida se refiere y puedes verla en Opium al igual que lo hicieron los asistentes de esa inolvidable sesión de Look At Me en la que hizo de pinchadiscos. Su cuenta es @gigi_vives.

Nina Urgell

Su pasión por la moda y la fotografía la ha convertido no solo en un icono de la moda para las nuevas generaciones, sino en una de las influenciadoras catalanas más importantes de Instagram con casi 800 mil seguidores. Ha logrado hacer alianzas con distintas marcas de alcance internacional, como Tous, Estée Lauder o Women Secret y hasta creó su propia línea de trajes de baño. Ha sido host de nuestra fiesta Look At Me, derrochando estilo y carisma, así que si buscas una referencia del mundo de la moda podrías estar de suerte, porque Nina es una de las influencers con la que te cruzarás en Opium Barcelona. Conoce más de ella en su Instagram @ninauc.