Son las seis de la tarde y, aunque ya estoy listo para salir, no tengo claro el plan así que creo que la mejor opción que tengo es hacer tiempo por el centro de la ciudad. Para empezar, voy a acercarme a Ramblas y a Portal del Angel. Seguro que encuentro algo de ambiente y plan para esta noche. Making friends, esa es la idea.

Madre mía, ¡esta calle está siempre llena! La verdad es que la Navidad en Barcelona es bastante bonita. El mercat de Santa Llúcia, las luces, los puestos de castañas... Anyway, llevo una hora dando vueltas, son las siete de la tarde y sigo sin tener plan. Todo lo que sé es que en España se comen uvas y que en la Font Màgica hacen una especie de fiesta. Voy a buscar un supermercado, comprar mis uvas y veré qué tal el ambiente por allí.

  • No es bueno comprar las uvas a última hora -me dice una chica-. Has tenido suerte, de normal no las habrías encontrado.
  • ¿Disculpa? -le respondo yo.
  • No eres de aquí, ¿verdad? jajaja. Perdona, es que en España es muy típico comer las 12 uvas de la suerte, una por cada campanada, para empezar el año con buen pie y entonces todo el mundo se vuelve loco.
  • ¡Ah! jajaja Sí, sí, algo tenía entendido pero, la verdad, estoy un poco perdido. Llegué a Barcelona ayer y pensaba ir a ver el espectáculo de la Font Màgica, aunque no sé qué haré después.
  • ¿Estás solo? Te puedes venir conmigo y mis amigos si quieres. Bueno, me presento primero. Soy Mar, encantada.
  • Yo soy Ed, igualmente. -¡qué chica más amable!-. La verdad es que, si no es molestia, ¡me encantaría ir con vosotros!
  • ¡Por supuesto! Por cierto, hablas muy bien castellano -sonríe-.
  • Sí, viví en Barcelona hace un par de años y este año me apetecía venir aquí durante estas fechas. Me trae buenos recuerdos.
  • Pues no se hable más. Vamos a OPIUM Barcelona y cenamos allí y todo. ¿Listo?
  • ¡Vamos!

¡Menos mal que he conocido a Mar! La noche pinta bien, la verdad. Solía ir a OPIUM Barcelona cuando vivía aquí así que, en realidad, ya lo conozco. Por lo que me ha contado mientras veníamos hacia aquí, la cena incluye cotillón, champán y las uvas. Vamos, que me voy a integrar a tope en la cultura.

Al llegar, Mar me presenta a sus amigos. Parecen un grupo bastante agradable. Son cinco, dos chicos y tres chicas y creo que se conocen del colegio. Cuando les digo que soy inglés y que viví aquí, uno de ellos, Jordi, se ríe y dice que él vivió en Inglaterra. Ya tenemos algo en común. No creo que me cueste mucho integrarme.

Nos sentamos a cenar y la velada transcurre entre risas. Estoy muy a gusto, ha sido una buena idea venirme con ellos. Son las once y veo que todo el mundo comienza a inquietarse. Se acerca el momento. Vamos a despedir el 2017 y recibir el 2018. Creo que toca hacer propósitos pero, sinceramente, no es el momento. Lo dejaré para mañana.

  • "En la puerta del Sol como el año que fue..." -Mar canta emocionadísima-. ¡Me encanta esta canción! -me dice-. ¿La conoces? Es muy típica de Nochevieja, siempre que suena me emociono.
  • Jajaja, se te ve muy emocionada sí -río-. Sí la conocía. En un viaje que hice a Madrid no paramos de escucharla.
  • Pues para el año que viene te la tienes que aprender. Propósito de 2018.

¡Hecho! En 2018 me tengo que aprender la canción.

Tolón. Todo el mundo empieza a comer. Tolón. Tolón. Tolón. Madre mía, ¡me voy a atragantar! ¿Cómo lo hacen? Tolón. Solo quedan dos. ¡Vamos Ed que tú puedes! Tolón. ¡Feliz Año Nuevo!

Me abrazo con Mar y con el resto.

  • ¿Cómo lo hacéis? -pregunto-.
  • Son año de práctica -me responde Jordi-. Bueno chicos, continúa la fiesta. Coged la copa que vamos a brindar. -Levantamos todos la copa- Por los viejos y los nuevos amigos, porque el 2018 nos traiga momentos como este. ¡Chin, chin!
  • ¡Chin, chin! -gritamos-.

Madre mía, son las tres de la mañana, no he parado de bailar y me lo estoy pasando genial. Voy a ir a por otra copa.

  • Chicos, voy a la barra. ¿Queréis algo?
  • Espera -dice Mar- te acompaño.

Nos vamos juntos hacia allí. La verdad es que es bastante maja y muy divertida. Les tengo que invitar a Inglaterra a visitarme.

  • Mar, ¿qué quieres?
  • Un vodka limón. Ten, que llevo suelto.
  • Vale. Por favor -me dirijo al camarero- Un vodka limón y un ron cola.

Ya tenemos las copas así que volvemos a la pista. Bailamos un par de horas más y creo que es hora de ir a casa. Solo han puesto temazos: Last Night, de Snoop Dogg, y Mr. Saxobeat, de Alexandra Stan, entre otros. Me encanta cuando ponen canciones de antes. Todo el mundo se viene arriba y es genial. Anyway, es hora de irse.

  • Chicos, me lo he pasado genial. Muchas gracias, de verdad.
  • Ed, ¿dónde vas? ¡Esto no ha terminado! Toca desayunar churros, ¡hay que empezar el 2018 como toca!
  • Jajaja, ¡perfecto!

Nos vamos todos juntos a desayunar y, tras los casi obligatorios churros con chocolate, me voy al apartamento. Ahora sí, mi propósito de Año Nuevo: seguir haciendo amigos nuevos cada vez que pueda, confiar en la gente y disfrutar y aprovechar cada momento. Si cada Nochevieja en OPIUM Barcelona es como esta, creo que repetiré. ¡Feliz Año Nuevo a todo el mundo!